Rivalidades

Clásico: Barça – R. Madrid

Hablemos del partido, venga. Acabaremos rápido: Baño, manita, lección de fútbol, humillación, … los calificativos están todos. Si no recordáramos alguno o buscáramos otro tipo de adjetivo sólo hay que remontarse un par de años y tirar del 2-6 en el Bernabeu.

El Barça hizo lo que sabe y lleva haciendo varios años. Practica Fútbol (con mayúscula) y hace disfrutar a todos menos a su rival ese día. Es maravilloso verle jugar y logra hacer atractivo un deporte que durante muchos años se había convertido un suplicio visionar.
Por el otro lado tenemos al Nuevo Real Moudrid (bautizado por algún director de periódico retrasado). Un equipo con la cara lavada, con un nuevo estilo, con muchas ganas de revancha, con ilusiones recargadas, con un proyecto ambicioso encabezado por un entrenador que llegaba con la vitola de ser el único capaz de frenar a Pep Guardiola y su todopoderoso Barça… Un equipo lleno de grandes jugadores, que avasallaba en España y Europa, con grandes goleadas y un juego atractivo.
Se hablaba de que era el Clásico/Derby más igualado de los últimos años, cada uno con una megaestrella en su plantilla (Messi/CR7), con un entrenador TOP (Mou/Pep), batiendo récords en la Liga, … Todos esperábamos este partido como la reafirmación del Barça o como la toma de la alternativa por parte del Real Madrid.
Pero no hubo alternativa, no hubo puñetazo en la mesa, no hubo ni una simple brisa sobre la melena de los culés. El partido duró lo que tardó el árbitro en dar el pitido inicial. Suene exagerado o no, fue así. Messi tardó un par de minutos en mostrarle a Casillas de qué iba a ir el juego. El palo se alió con el de Móstoles. Aunque sólo en esa ocasión. La siguiente fue al fondo de la red. La tercera tampoco tardó en llegar: mareo de los chicos de Guardiola, cambio de banda, centro fuerte de Villa y Pedrito para dentro. ¿15 minutos? Más o menos. La cara del Madrid era la cara de alguien que se despierta con el tiempo justo para llegar al trabajo. Así fue que espabiló, con el partido cuesta arriba, empezó a tocar y a llegar. Un par de llegadas con peligro que acabaron en córner y una falta de CR7 que estuvo cerquita de entrar fue lo único/último que se supo de los merengues en la primera parte.
Para la segunda mitad teníamos guardado el final del show. Toque, toque, toque; tiki-taka; tómala tú, que yo no la quiero, … cada cual que le llame como le plazca. El Real Madrid parecía un equipo cualquiera, persiguiendo el balón, persiguiendo a las sombras que lo manejaban, llegando tarde y recibiendo un gol tras otro. Los blancos fueron en la segunda mitad un juguete en manos del Barça, que al primer toque y con apoyos constantes se deshacía de los madridistas como si de pelusas en la chaqueta se tratara. La descoordinación blanca facilitaba las paredes culés, que encontraban autopistas entre líneas y penetraban por ellas como afilados cuchillos en la mantequilla caliente. El tercero y el cuarto, obra de Villa, son la prueba de ello. La defensa del Madrid hacía aguas por todos lados, tanto que preferían despejar la pelota sin más para mantenerla alejada el mayor tiempo posible. No le duraba nada en los pies, pero no por culpa suya, sino de la asfixiante presión de los azulgrana. El Madrid no había metido tercera cuando el Ferrari (o Red Bull) del Barça estaba en 6ª a todo meter. Bojan tuvo dos ocasiones nada más entrar, pero se le vio frío y poco acertado de cara al arco agujereado del Casillas. No obstante, se quitó el traje de 9 y se puso el de asistente para poner en el punto de penalti, en el descuento, un balón para su amigo Jeffren que culminara el manotazo.
Tras eso, lo mejor habría sido pitar el final, acabar con la agonía de los merengues y adelantar la fiesta a todos los barcelonistas, pero Iturralde dejó sacar, dejó perder el balón a los blancos, dárselo a Messi y que este chuleara por enésima vez a un irritado Sergio Ramos que, de ser justo el fútbol, debería haber visto tres tarjetas rojas en 15 segundos. Patadón por detrás a Leo, descargando casi toda la rabia que llevaba acumulada; el resto la repartió en forma de agarrón/empujón con la mano en la cara a Puyol y algo parecido a Xavi. Muy barriobajero todo. Muy mal ejemplo. Muy mala imagen propia y de club. Debería ser sancionado por los tres hechos tanto por la Federación como por el Real Madrid, a mi juicio.
Fin del partido.

Comienzo de los manotazos a Mourinho:
El fútbol, injusto muchas veces, otras en cambio actúa como el Kharma: haces el bien, te pasarán cosas buenas; haces el mal, te pasarán cosas malas. Lógico. Él, arrogante y egocéntrico, solía pasearse por las ruedas de prensa haciendo comentarios fuera de lugar, emitiendo acusaciones y ganándose tantos enemigos que al final se pusieron en su contra y le dieron su merecido. Él que solía escupir para arriba y nunca recibir su propio esputo, se encontró esta noche, en la cara, con toda la saliva que lanzó al aire. Acusó a un entrenador de regalar un partido que acabó 1-0 (y con suplentes) contra el Barça y él, se lleva en el saco 5 y con los titularísimos… Podría seguir, pero me parece demasiado triste.
Manotazo al Marca:
Desde que fichó por el Real Madrid, quisieron a Pellegrini fuera del banquillo del Bernabeu. Sin más motivo que… dios-sabe-qué. “No es entrenador para el Madrid”, “Perdió en Alcorcón”, “No le ganó al Barça”, “Quedó segundo”, etc… Hoy, con un 5-0 pintado en la cara de Mourinho y nunca un resultado tan bochornoso en el historial del chileno frente al eterno rival, me gustaría que se retractaran y pidieran disculpas al bueno de Manuel Pellegrini por todo el acoso y derribo sufrido. Sé que no lo harán, de ahí mi crítica.
A los madridistas no les mandaré un manotazo, ya tienen bastante con lo que ocurrió esta noche. No merecen  más castigo.
Buenas noches.
Anuncios
Categorías: Rivalidades | Deja un comentario

Schalke 04 Vs Borussia Dortmund

Fenerbahçe-Galatasaray, Celtic-Rangers, River Plate-Boca Juniors… ¿Qué tienen en común estos derbis? Pues que son algunos de los duelos de rivalidad local de más tradición y popularidad del mundo. Por supuesto, en esta lista no podría faltar un clásico: el derbi de la cuenca del Ruhr entre el Schalke 04 y el Borussia Dortmund, que el viernes 20 de febrero celebrará su 133ª edición en la liga alemana.
Se trata de un partido especial, que significa mucho para los aficionados y levanta pasiones en la cuenca del Ruhr, situada al oeste de Alemania. Más de 60.000 entusiastas seguidores transformarán el Arena AufSchalke en un mar de banderas azules y aurinegras.


Los orígenes


Los primeros duelos entre el Schalke 04 y el Borussia Dortmund se remontan a hace más de 80 años. Los caminos de ambos clubes se cruzaron por vez primera el 3 de mayo de 1925, con victoria del Schalke por 4-2. La cosa no cambió demasiado en los años posteriores. En los primeros 17 enfrentamientos, los de Dortmund salieron derrotados en 16 ocasiones y sólo una vez lograron arañar un empate. Por lo tanto, el júbilo fue indescriptible cuando doblegaron por primera vez a su eterno rival (1-0) el 14 de noviembre de 1943.
La primera victoria del Borussia Dortmund llegó en una época en la que el conjunto aurinegro se había convertido en uno de los principales competidores del Schalke en la lucha por la supremacía del fútbol alemán y llegó a conquistar, entre otros éxitos, tres títulos de la Oberliga oeste. En los años anteriores, los de Gelsenkirchen no habían dejado opción a sus rivales y se habían hecho con siete campeonatos y ocho subcampeonatos.

Algunas cifras


Desde entonces, los dos equipos se han ido alternando en la consecución de victorias. El Borussia ejerció la hegemonía en el fútbol alemán durante los años 60 y 90, mientras que en el decenio de 1970 y en estos últimos años, el Schalke está acostumbrado a imponerse con facilidad.
En 1997, ambos clubes situaron la cuenca del Ruhr en la cima de Europa. El Borussia conquistó la Liga de Campeones de la UEFA con la derrota del Juventus por 3-1 en la final, mientras que, una semana después, el Schalke se proclamó campeón de la Copa de la UEFA al imponerse al Inter de Milán por 4-1 en la tanda de penales.

Anécdotas y frases míticas


La rivalidad entre ambos equipo volvió a alcanzar niveles de paroxismo el día 19 de diciembre de 1997, cuando Jens Lehmann, a la sazón portero del Schalke, se lanzó al área rival en el tiempo de descuento y anotó el 2-2 que permitió a su equipo arañar un punto a domicilio. La rabia que sintió aquel día la afición del estadio Westfalen no se extinguió hasta mucho tiempo después de que Lehmann abandonara el Schalke para defender la portería del Borussia. Otros jugadores que osaron fichar por el eterno rival fueron Stan Libuda, Steffen Freund, Andreas Möller e Ingo Anderbrügge.
“Este partido desata pasiones en la cuenca del Ruhr”, aseguró en su día Rudi Assauer, ex entrenador del Schalke. “Este derbi es para mí el momento cumbre de la temporada”, reconoció su sucesor en el cargo y actual director deportivo, Andreas Müller. “Cuesta recuperarse de una derrota contra el Dortmund, porque los aficionados no olvidan fácilmente una decepción de tal calibre”.

Actualmente


Sin duda, los hinchas del Schalke tardarán años en olvidar una derrota concreta. En mayo de 2007, el Borussia se impuso a su eterno rival por 2-0 en la penúltima jornada y acabó con el sueño de los de Gelsenkirchen de conquistar su primer título de liga desde 1958.
Sólo hay que echar un vistazo al pasado reciente para comprobar que este derbi no ha perdido ni un ápice de su emoción. En septiembre de 2008, los dos grandes de la cuenca del Ruhr libraron en el estadio de la Copa Mundial de la FIFA de Dortmund una batalla memorable que deparó seis goles, dos penales y dos expulsiones. El Schalke, que en el minuto 54 ganaba por 0-3 y parecía tener la victoria en el bolsillo, vio cómo su eterno rival se negaba a aceptar la derrota y establecía la igualada definitiva a un minuto del final.




Información sacada del siguiente enlace: http://es.fifa.com/classicfootball/stories/classicderby/news/newsid=1030578.html#borussia+schalke+rivalidad+cuenca+ruhr

(Intentaré en próximas entradas trabajar con material propio o tirar de varias fuentes, éste era de prueba)

Categorías: Rivalidades | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.