Publicaciones etiquetadas con: fidalgo

¿Qué fue de… HASAN SAS?

Hace tiempo que llevo queriendo tocar esa fibra sensible que todos tenemos entre el tálamo y la uretrilla. Esa parte de nosotros que tiembla como el labio inferior de un anciano con frío cada vez que vemos / leemos algo que nos emociona. Hoy es el día. Hoy voy a plagiar crear la sección “¿Qué fue de…?” y se la voy a dedicar a un hombre que tantas alegrías nos  regaló allá por el año 2000. La llegada del nuevo milenio trajo consigo el reinado de los MEDIAPUNTAS, que se convirtieron en los dueños y señores del fútbol. Todos recordamos a Djalminha, Aimar, José María Gutiérrez “Guti”, Rivaldo, Mostovoi, Valerón o Zidane. En una época pre-metrosexual como aquella todavía podíamos gozar con la clase de futbolistas con pelos en las piernas, feos o calvos. Nuestro invitado de hoy reunía las tres características, pero a nadie le importaba. Nadie se fijaba en esas nimiedades, en todo caso le hacían más gran jugador y mucho más humano.

Haciendo un “Ronaldo”, pero sin travestis

Biografía

Hasan Gökhan Sas nació en  Karataş, Provincia de Adana, Turquía, el 1 de agosto de 1976. El sitio está bastante cerca de donde Jesucristo perdió una lentilla, por lo que se cree que nuestro amigo tuvo que aprender a dar patadas al balón para salir de aquel lugar lo antes posible. Empezó jugando en el Adana Demirspor, equipo de su tierra, donde le mojó la oreja a su máximo rival – Adanaspor- con dos goles en tres partidos. Tardo un par de temporadas en dar el salto hacia un club más importante: el capitalino Ankaragücü. Allí estuvo otros dos añitos repartiendo mariscote del bueno, dejando muestras de lo que vendría después. El Galatasaray, que comenzaba a ser un rival temido en Europa decidió fortalecer la mediapunta con aquel calvito venido de una pequeña provincia pegada al Mediterráneo.

Cuéntanos más, Jus

The show begins

Tras su paso por la capital de Turquía, donde dejó muchos amigos y un par de deudas sin importancia en teterías de la zona, hizo las maletas y partió hacia ese exótico, desconocido y atrayente paraíso urbano llamado Estambul. Yo nunca he estado, pero me han contado maravillas. ¿Maravillas, Lisa, o majaderías?

En sus dos primeras temporadas apenas aportó al grupo más que unas risas en las duchas y sus famosas churrascadas de cordero lechal. Delante de él había un rumano con una zurda prodigiosa y un talento innato para contar chistes de gangosos, el gran Gica Hagi.

Parecía haber cometido un error dejando su tierra. Sin embargo, la vida le guardaba una agradable “sorpresa”: Hagi tenía 2323425 años y debía retirarse, por lo que llegó el momento de cederle el testigo a un joven al que se le empezaba a clarear el cartón.

Las pelucas son baratas en Segovia

Mientras estuvo a la sombra del Maradona de los Cárpatos tuvo que conformarse con las migajas. Una vez que Hagi se retiró, Hasan “Gorkinsena” Sas pudo hacerse con las riendas de un club que acababa de tocarle la carita a los más grandes del continente. Para empezar, levantando una Copa de la UEFA al Arsenal en el 2000:

Y, birlándole la Supercopa de Europa al Real Madrid:

En ambas finales tuvo un papel poco menos que secundario, lo cual en lugar de hundirle en la miseria le fortaleció, llevándole a liderar en los siguientes años al club más laureado de Turquía y a su selección, a la que llevo a las semifinales del Mundial de Corea y Japón. Allí marcó un par de goles y repartió mariscote, lo que le valió para formar parte del Equipo Ideal de la Copa Mundial.

Punto y final

Después de haber ganado con el Galatasaray SC cuatro ligas, dos copas, una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa, llega el año 2009 y a sus 33 años decide colgar las botas. El mundo del fútbol le da la espalda y se olvida de aquel muchacho que peleó contra viento y marea por sacar adelante a sus veintitrés hermanos.

Pero desde Memorias de un Suplente Deluxe no nos olvidamos de uno de los mejores jugadores calvos de la historia.

Otros calvos de nivel

En Compostela recordaremos siempre a nuestro particular Hasan Sas. Era un tipo bajito, de piernas tortas y con el centro de gravedad bajo. Tenía cuerpo de Director Técnico de una fábrica de cajas de cartón, pero con los pies era como una bailarina de claqué. Su rostro serio imponía respeto y en su frente nunca se ponía el sol. Estoy hablando de Fidalgo (no confundir con el otro Fidalgo):

“Lo Pelat” de San Lázaro

No están tan relacionados con el fútbol, pero no podemos negar que nos han influido a lo largo de la historia otros señores con la azotea lampiña. Para empezar:

Una de mis posturas favoritas del Naked Man

“No me digas lo que no puedo hacer”

The Observer (Fringe)

La lista de calvorotas podría seguir hasta el fin de los tiempos, pero os vais haciendo una idea de lo que quiero transmitir.

Espero que os haya gustado, fans incondicionales al sexo sin amor.

Anuncios
Categorías: Ídolos, Humor | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.